Notas de campo: el Templo del Duque de Zhou

Ninguna visita a Qufu debe ser completa sin una visita al Templo del Duque de Zhou. Los rituales tradicionales de la dinastía Zhou que se llevaban a cabo en el templo en honor al gran héroe de Confucio fueron la principal fuente de inspiración para la filosofía y las enseñanzas del sabio. Proporcionaron los símbolos vivos y respiratorios que alimentaron sus llamados a regresar a la edad de oro al comienzo de la dinastía Zhou, cuando China alcanzó su cenit bajo el sabio y benigno liderazgo del duque.

El duque de Zhou (周公) fue el cuarto hijo del rey Wen de Zhou (周文王), el fundador espiritual de la dinastía Zhou. Jugó un papel fundamental en ayudar a su segundo hermano mayor, el rey Wu (王王), a derrotar a la dinastía Shang (商朝) en la Batalla de Muye (牧野之戰) en torno a 1046 a.C. y establecer formalmente la dinastía.

En reconocimiento a sus servicios, el Rey Wu concedió a su hermano menor el feudo de Lu. Su capital era la ciudad de Qufu. Cuando el rey Wu murió dos años más tarde, el duque se convirtió en el regente del hijo de su hermano, prometiendo que renunciaría al papel cuando su sobrino alcanzara la mayoría de edad.

Como regente, el duque luchó contra una serie de rebeliones de los leales descontentos de la dinastía Shang y dos de sus hermanos, que lo acusaron de usurpar el poder para sí mismo. Después de sofocar estas rebeliones, se dedicó a implementar un nuevo sistema feudal que proporcionó la base de lo que Confucio consideraba una edad de oro de gobierno justo y prosperidad universal. Su establecimiento y promoción de elaboradas ceremonias rituales desempeñó un papel clave en la encarnación de la grandeza y los valles de la nueva dinastía Zhou.

Fiel a su palabra, el duque entregó las riendas del gobierno a su sobrino cuando llegó a la edad adulta y actuó como un asesor cercano a la joven hasta su muerte. Cuando el duque falleció, su sobrino decretó que sus descendientes tenían derecho a realizar los rituales de la corte y la música de la dinastía Zhou. Como resultado, el Templo del Duque de Zhou se convirtió en el hogar de la cultura tradicional de la dinastía Zhou, preservándolo mucho después de que otras partes de China lo abandonaran.

El templo fue destruido en alrededor de 250 AC, cuando Lu fue conquistada por el estado de Chu. Fue reconstruida más de mil años después, en 1008, durante la dinastía Song del Norte, y ha sufrido seis renovaciones importantes desde entonces. La magnificencia de sus edificios y la belleza de sus terrenos son un homenaje a uno de los grandes héroes legendarios de la historia china y la inspiración de uno de sus más grandes filósofos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts